Soy esa falsa sensación de libertad de emociones



- Déjame que te cuente algo. Probablemente no lo entiendas y quizás te líes más de la cuenta. Probablemente haga que te separes aun más de mí pensando que soy una perturbada a la que es mejor encerrar entre mentiras para no desatar su furia…
Sé que quieres comprenderlo, pero eso no es tan fácil, quizás lo que te mueva sea el miedo a tenerme, o la curiosidad al dejarme ir, quizás sea sólo por la forma en la que me muerdo los labios.
Entiende que no es fácil para mí averiguar qué es lo que pienso en cada momento, qué es lo que siento y cómo puedo hacértelo saber.
- Para mí tampoco es fácil.
- Para ti no tiene que serlo.
-¿Por qué no?
- Porque si lo fuera, si lo fuera, ya no querrías tenerme. Te mueve la pasión de conseguir lo imposible, de domar al caballo desbocado que huye del dolor de tus espuelas.
- Yo no quiero hacerte daño
- No, no es eso lo que quieres, lo que quieres es hacértelo a ti mismo, necesitas saber que estás vivo, que tu sentir es real y que no eres un simple muñeco de trapo atado por los hilos de la voluntad de una sociedad que se empeña en ordenarnos por sentimientos, buscando dualidades imperfectas que nos hagan sentir cómodos con nuestra falta de fe. Tú crees que yo soy tu dualidad, crees que soy lo que buscas, pero no me buscas a mí, buscas la comodidad que te ofrece mi locura, porque uno de los dos tiene que estar enfermo para que el otro pueda afirmar que se siente bien consigo mismo. Tú buscas completarte, no buscas quererme. Pero si tú eres el sano y yo soy el loco,  ¿en qué estoy fallando?, no eres tú el que me conviene porque yo no acabo de entenderme.
- Déjame intentarlo.
- Y de intentos vive el hombre, pero llega un momento en que las fuerzas se acaban, las ganas desaparecen y dejan paso a la corriente de desesperación neuronal que exaspera tus sentidos y hace tambalear tu fe en el amor del universo. ¿Es que no quieres entender lo que te estoy diciendo? No soy tu otro yo, no puedo serlo, no soy cómo crees que soy y aunque pudieras hacerte con un mínimo atisbo de luz qe te indicara mi camino no sabrías dónde ir, probablemente no te gustara lo que vieras, porque no soy lo que tú crees. Soy la imagen que tu necesidad ha hecho de mí, soy tus deseos, tus ganas y tus mentiras. Soy tus ansias de formar parte de un mundo que juega contigo como lo hace conmigo. No soy más que la frustración de no entenderte, soy tu  miedo a descubrirte, soy esa falsa sensación de libertad de emociones, soy la flor que desojas para no tener que tomar tus propias decisiones porque soy algo a lo que no sabes enfrentarte.
Entiende que yo sea una tormenta que no puedes desatar… y nunca podrías contenerme.
- Nunca me has dejado intentarlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

I know that spitting is a bad habit, but i can't help the taste...

I know that spitting is a bad habit, but i can't help the taste...

Que yo soy de leer cosas raras, y de escribir cosas aun peores...


I've got that tune

Loading...

Tú dices... yo imagino

Seguidores